Thursday, January 05, 2006

La 7 Razas

La Enseñanza Lección Nº 26.-
LAS SIETE RAZAS



¿VIENE EL HOMBRE DEL MONO?“Los científicos materialistas salen continuamente con muchas teorías. A manera de ejemplo citaremos la de la «Selección de las Especies»: Un molusco insignificante se va desarrollando y de él salen otras especies vivientes mediante el proceso de selección, hasta llegar al hombre. ¿Pueden demostrar esa teoría? ¡Es obvio que no!”“No negamos nosotros que existan en cada especie ciertos procesos selectivos. Hay aves, por ejemplo, que emigran en determinadas épocas; uno se admira al verlas todas reunidas, qué extrañas se vuelven; luego levantan el vuelo para atravesar el océano y en el camino mueren, sobreviviendo a la lucha las más fuertes. Esas que sobreviven a la lucha, transmiten sus características a los descendientes. Así actúa la ley selectiva”.
“Hay bestias que a fuerza de tanto luchar se van haciendo cada vez más y más fuertes, transmitiendo sus características psicológicas a sus descendientes”.“Nunca la selección natural nos ha podido presentar una nueva especie sobre el tapete de la existencia. Mas sin embargo, son muchos los que a la selección le han dado características de un Creador”.
Mucho se ha investigado sobre el origen del hombre y en realidad, de verdad, solo hipótesis es lo que han elaborado los antropólogos materialistas de esta edad decadente y tenebrosa. Si les preguntásemos nosotros a los señores de la antropología materialista, cual fue la fecha y el modo exacto como surgió el primer hombre, no sabrían darnos una respuesta exacta.

Desde las épocas aquellas de Mr. Darwin hasta Haeckel y posteriormente desde Haeckel hasta nuestros días, han surgido innumerables hipótesis y teorías sobre el origen del hombre; empero hemos de aclarar en forma enfática que ninguna de tales suposiciones puede ser ciertamente demostrada. El mismo Haeckel asegura con gran énfasis que ni la Geología ni tampoco esa otra ciencia llamada Filogenia, tendrán jamás exactitud dentro del terreno de la mismísima ciencia oficial.Si aseveración de esa clase hace un Haeckel, ¿qué podríamos nosotros añadir a esta cuestión? En realidad, esto del origen de la vida y del origen del hombre, no podría ser ciertamente conocido en tanto la humanidad no haya estudiado a fondo la antropología gnóstica.

¿Qué nos dicen los protistas materialistas? ¿Qué afirman ellos con tanta arrogancia? ¿Qué es lo que suponen sobre el origen de la vida y de la psiquis humana? Recordemos con entera claridad meridiana al famoso Monerón Atómico de Haeckel entre el abismo acuoso. Complejo átomo que no podría en modo alguno surgir de un azar, como lo supone ese buen señor, ignorante en el fondo. Aunque alabado por muchísimos ingleses, hizo gran daño a la humanidad con sus famosas teorías. Solo diríamos, parodiando a Job: ¡Que su recuerdo se borre de la humanidad y que su nombre no figure en las calles!
¿Creen ustedes acaso que el átomo del abismo acuoso, el Monerón Atómico, podría surgir del azar? Si para construir una bomba atómica se necesita de la inteligencia de los científicos, ¡cuánto mayor talento se requeriría para la elaboración de un átomo!Si negáramos los Principios Inteligentes a la Naturaleza, la mecánica dejaría de existir. Porque no es posible la existencia de la mecánica sin mecánicos. Si alguien considerase posible la existencia de cualquier máquina sin autor, me gustaría que lo demostrara, que pusiese los elementos químicos sobre el tapete del laboratorio para que surgiera una radio, un automóvil, o simplemente una célula orgánica. Creo que ya D. Alfonso Herrera, el autor de la Plasmogenia, logró fabricar la célula artificial; mas ésta siempre fue una célula muerta que jamás tuvo vida.
¿Qué dicen los protistas? Que la Conciencia, el Ser, Alma o Espíritu, simplemente los principios psíquicos, no son más que evoluciones moleculares del protoplasma a través de los siglos. Obviamente las almas moleculares de los fanáticos protistas no resistirían jamás un análisis de fondo. La celula-alma, el Bathybius gelatinoso del famosos Haeckel, del cual surgiera toda especie orgánica, está buena como para un Molière y sus caricaturas.
En el fondo de toda esta cuestión y tras de tanta teoría mecanicista, evolutista, lo que se tiene es el afán de combatir al clero. Se busca siempre algún sistema, alguna teoría que satisfaga a la mente y al corazón para demoler al Génesis hebraico. Es precisamente la reacción contra el bíblico Adán y su famosa Eva sacada de una costilla, el origen viviente de los Darwin, de los Haeckel y demás secuaces. Pero deberían ser sinceros: manifestar su insatisfacción contra todo concepto clerical. No esta bien que por reacción simple, se de origen a tantas hipótesis desprovistas de cualquier basamento serio.¿Qué nos dice Mr. Darwin sobre la cuestión esa del mono catirrino? Que posiblemente el hombre devino de allí. Sin embargo no lo asienta en forma tan enfática como lo suponen los materialistas alemanes e ingleses. Mr. Darwin, en realidad, de verdad, dentro de su sistema puso ciertos fundamentos que vienen a desvirtuar y hasta a aniquilar absolutamente la supuesta procedencia humana del mono, aunque éste sea el catirrino.
Dice Mr. Darwin que «una especie que evoluciona positivamente, en modo alguno podría descender de otra que evoluciona negativamente». También afirma Mr. Darwin que «dos especies similares, pero diferentes, pueden referirse a un antecesor común, pero nunca la una vendría de la otra».En primer lugar como ya lo demostrara Huxley, el esqueleto del hombre es completamente distinto en su construcción al esqueleto del mono. No dudo que hay ciertas semejanzas entre el antropoide y el pobre animal intelectual, equivocadamente llamado hombre, mas no exactitud definitiva en esta cuestión. El esqueleto del antropoide es trepacista, esta hecho para trepar, así lo indica la elasticidad y construcción de su sistema óseo. En cambio, el esqueleto humano esta hecho para caminar. Son dos construcciones óseas diferentes.
Por otra parte, la elasticidad y también el eje, dijéramos, craneal del antropoide y también del ser humano son completamente diferentes, y esto nos deja pensando muy seriamente. Por otra parte, mis estimables amigos, bien se ha dicho, con entera claridad meridiana por los mismísimos antropólogos materialistas, que un ser organizado, en modo alguno podría venir de otro que marchase a la inversa, ordenado antitéticamente. En esto habría que poner cierto ejemplo: veámos al hombre y al antropoide. El hombre, aunque en estos tiempos este degenerado, es un ser organizado. Estudiemos la vida y costumbres del antropoide y vemos que está ordenado en una forma diferente, contraria, antitética. No podría un ser organizado pues, devenir de otro ordenado en forma opuesta. Y esto lo afirman siempre muy severamente las mismísimas escuelas materialistas.
¿Cuál seria la edad del antropoide? ¿En qué época aparecerían sobre la faz de la Tierra los primeros simios? Incuestionablemente en el Mioceno. ¿Quién podría negarlo? Tuvo que haber aparecido obviamente en la tercera parte del Mioceno, hace unos 15 a 25 millones de años. ¿Por qué hubieron de aparecer sobre la faz de la Tierra los antropoides? ¿Podrían dar acaso alguna respuesta exacta los señores de la antropología materialista, los brillantes científicos modernos, ésos que tanto presumen de sabios...? ¡Es obvio que no!
Por ahora se están haciendo ciertos comentarios muy simpáticos, la ciencia materialista inventa todos los días nuevas hipótesis. Han establecido una cadena muy curiosa, ridícula por excelencia, con relación a nuestros posibles antepasados. Como rey de esa cadena aparece el tiburón, del cual descienden, según dicen los antropólogos materialistas, los lagartos.Ridícula teoría, ¿verdad?, solo concebible por mentes de lagarto, realmente, y prosiguen también después con el famoso oposum, criatura similar al cocodrilo pero un poquito más evolucionada, según enfatizan. Y de allí pasan, siguiendo el curso de la gran cadena de maravillas a cierto animalillo al que se le ha dado por estos tiempos muchísima importancia. Me refiero en forma enfática al lemúrido o lemur, según le llaman. Le atribuyen una placenta discoidal, cuestión que es rechazada por los mismísimos zoólogos.
Contradicciones tremendas encontramos en estos recovecos de la ciencia, de la antropología materialista. Prosigue la cuestión, diciéndose que de ese animalillo que pudo haber existido hace unos ciento cincuenta millones de años, desciende a su vez el mono y por ultimo el gorila. En esa cadena el gorila es nuestro inmediato antecesor, el antecesor del hombre.
Algunos antropólogos, como decía en mi pasada conferencia, no dejan de meter en estas cuestiones al pobre ratón y hasta quieren incluirlo también dentro de esa cadena. ¿Cómo? ¿De qué manera?Se buscan semejanzas, sí, se hace creer que la forma de la cabeza y de la boca del tiburón da origen a otros mamíferos, y entre ellos el hermano ratón. Ahora el ratón pasó a ser un gran señor, pues es nada menos que nuestro antepasado, el antecesor de los Haeckel y de los Darwin posiblemente o de los Huxley.
Eso de que porque un rasgo del rostro, etc., se parezca a otro, sirva de base para asentar una posible descendencia, resulta tan empírico en el fondo como aquellos que suponen que el hombre fue hecho de barro, que lo toman en el sentido literal de la frase entre paréntesis, sin darse cuenta de que eso no es más que algo simbólico.
¿Pero dónde están los eslabones? ¿Cómo es posible que del tiburón, así porque si, aparezca de la noche a la mañana o a través de unos cuantos siglos el lagarto? Han pasado millones de años y los tiburones siguen tranquilos. Y nunca se ha visto que de una especie de tiburones, sea en el Atlántico o sea en el Pacifico, nazcan nuevos lagartos. Empezando porque los lagartos, por lo menos los que yo he conocido -si no están demasiado civilizados todavía y andan por ahí, por las calles, inventando teorías-, en realidad de verdad no se encuentran en el mar, sino en los ríos, en los lagos.
¿Conocen ustedes acaso alguna vez alguna especie de lagartos o cocodrilos surgiendo de las embravecidas olas del océano? Bien sabe todo el mundo que los lagartos son de agua dulce. Lo hemos visto en los grandes ríos y eso me consta. He visitado también los océanos y nunca he visto o jamás he escuchado que pescador alguno haya pescado en pleno océano un lagarto. Pescaran tiburones, pero lagartos ¿cuándo?
Estamos hablando sobre hechos concretos, claros y definitivos. Y ¿dónde estarían el eslabón o eslabones que conectaran al oposum con ese animalillo lemúrido que, desprovisto de placenta, pero señalado por Haeckel como criatura con placenta discoidal? Y prosiguiendo, ¿dónde estarían los eslabones que conectaran a tal criatura con el mono? Y, por ultimo, ¿dónde estarían los eslabones del mono con el gorila?, Y ¿dónde estarían los eslabones del gorila con el hombre? ¿Cuáles son? Estamos viendo, pues, hechos concretos, faltan los eslabones.
Hablar así, porque si, resulta demasiado absurdo. Se ha hablado demasiado sobre el Monerón, átomo del abismo acuoso, primera pizca de sal en un océano silúrico lleno de lodo en el fondo y dónde todavía no ha sido depositada la primera capa de rocas. Pero, ¿cuál es el origen del Monerón? ¿Podría acaso concebirse que algo tan extraordinario como el primer punto atómico del protoplasma tan debidamente organizado y con construcción tan compleja, hubiera resultado del azar, del acaso?
Tengo entendido que al negarse los Principios Inteligentes a la Naturaleza, pierde todo sentido de organización el protoplasma. Los tiempos van pasando, y la antropología materialista irá siendo destruida poco a poco. No han podido hasta ahora los antropólogos materialistas decir en qué fecha y cómo surgió el primer hombre. Hipótesis, nada más, y resultan bastante ridículas tales hipótesis, no tienen fundamentos serios.

Mucho se apela en antropología materialista a la cuestión esa de la Australia. Resulta muy socorrida la posición de la antropología meramente materialista, al decir que las tribus existentes en Australia descienden del mono. Científicamente esto cae por el suelo. Si se miden cerebros y se hacen confrontaciones, el cerebro de un gorila muy avanzado, no alcanza a ser ni la mitad del volumen al de un salvaje de Australia. Faltaría pues un eslabón entre el gorila más avanzado y el australiano más salvaje.

¿Dónde esta ese eslabón? Que nos lo presenten, que nos lo muestren, aquí estamos todos para verlo; afirmar así por afirmar sin una base seria, resulta espantosamente ridículo. Los señores del materialismo antropológico, afirman en forma demasiado grandilocuente, que no creen sino en lo que ven, pero los hechos están demostrándonos su falsedad. Están creyendo con firmeza en hipótesis absurdas que jamás han visto. Eso de decir, que nosotros en origen venimos del tiburón, de establecer luego una cadena de caprichos, simplemente por parecidos fisonómicos, demuestra en el fondo una superficialidad llevada al extremo. Si eso escriben, en verdad que es abusar demasiado de la inteligencia de los lectores. Si eso hablan, resulta en el fondo terriblemente cómico y hasta absurdo.
Los señores de la antropología materialista quieren hacernos creer que simplemente con la cuestión esa de la selección natural de las especies y con los años, se puede explicar el origen de todas las especies.No niego la selección natural, es obvio que ésta existe, mas no tiene el poder de crear nuevas especies. En realidad de verdad que lo que existe es la selección fisiológica, la selección de estructuras y la segregación de los más aptos, eso es todo. Llevar a la selección natural hasta el grado de convertirla en un poder creador universal, eso es el colmo de los colmos. A ningún sabio verdadero se le ocurriría semejante tontería. Nunca se ha visto que mediante la selección natural surja alguna especie nueva. ¿Cuándo, en qué época?
Se seleccionan estructuras, si, no lo negamos. Los más fuertes triunfan en eso de la lucha por el pan de cada día, en la batalla incesante de cada instante, en que se brega por comer y no ser comido. Obviamente triunfa el más fuerte, que transmite sus características a sus descendientes, características fisiológicas, características de estructuras; entonces los selectos, los más aptos se segregan y transmiten ellos a sus descendientes tales aptitudes. Así es como se debe entender la ley de selección natural, así es como se debe comprender.

Una especie cualquiera entre las selvas profundas de la naturaleza tiene que luchar por tragar y no ser tragado. Obviamente resulta espantosa tal brega. Como resultado triunfan como es natural los más fuertes. En el más fuerte hay estructuras maravillosas, características importantes que son transmitidas a su descendencia. Mas eso no indica cambio de figura, eso no significa nacimiento de nuevas especies. Jamás, ningún científico materialista ha visto que de una especie surja otra por ley de selección natural, no les consta, no lo han palpado nunca. ¿En qué se basan? Es fácil lanzar una hipótesis y luego aseverar en forma dogmática que es la verdad y nada más que la verdad.

Sin embargo, ¿no son ellos acaso, los señores de la antropología materialista, los que dicen que no creen sino en lo que ven, que no aceptan nada que no hayan visto? ¡Qué contradicción tan terrible!, creen en sus hipótesis y nunca las han visto.

Afirman que el ser humano viene del ratón. Eso no les consta, nunca lo han percibido directamente. También enfatizan la idea de que venga del mandril. Son innumerables las teorías de estos tontos científicos, absurdas afirmaciones de hechos que ellos jamás han visto. Nosotros no aceptamos supersticiones y ésas son supersticiones absurdas, nosotros somos matemáticos en la investigación y exigentes en la expresión. No nos gustan tales fantasías, queremos actos, hechos concretos y definitivos.

Así que investigando dentro de esta cuestión relacionada con nuestros posibles antecesores, podemos evidenciar claramente el estado caótico en que se encuentra la ciencia materialista, el desorden total de sus mentes degeneradas y la falta de capacidad para la investigación. Esa es la cruda realidad de los hechos.
Este asunto de que de ciertas formas homínidas surjan otras, así porque sí, fundamentados únicamente en pruebas tan ridículas como el Carbono-14 o del Potasio Argón o del Poleo, constituyen en realidad la vergüenza de esta época del siglo XX.
Nosotros tenemos sistemas diferentes para la investigación, tenemos disciplinas especiales que nos permiten poner en actividad ciertas facultades latentes en el cerebro humano, ciertos sentidos de percepción completamente desconocidos para la antropología materialista.

Que la Naturaleza tenga memoria es lógico y un día se podrá demostrar. Ya comienzan a hacerse ensayos científicos, modernos, pronto las ondas luminosas del pasado, o las ondas sonoras para hablar más claro, del pasado podrán descomponerse en imágenes y serán perceptibles a través de ciertas pantallas. Ya hay intentos científicos en este asunto. Entonces podrán ver los televidentes del mundo entero el origen del hombre y la historia de la tierra y de sus razas. Cuando llegue ese día, que no esta tarde, el Anticristo de la falsa ciencia, quedará desnudo ante el veredicto solemne de la conciencia publica, esta es la cruda realidad de los hechos.
La cuestión esta de la selección natural, del clima, ambiente, etc., etc., fascina realmente a muchas gentes y, por ende, éstas se olvidan sobre los tipos originales de los cuales surgieron las especies. Creen los tontos científicos que podría procesarse la selección natural en forma absolutamente mecanicista, sin Principios Directrices Inteligentes. Y eso seria tan absurdo como pensar que podría procesarse cualquier máquina en el mundo sin un principio inteligente, sin una mente arquitecto, o sin un ingeniero que le hubiese dado forma.

Indubitablemente esos Principios Inteligentes de la Naturaleza sólo podrían ser rechazados por los necios, por aquellos que pretenden que cualquier máquina orgánica sea capaz de surgir del acaso. Nunca jamás serían rechazados por los hombres verdaderamente sabios en el sentido más completo de la palabra.
A medida que ahondamos en todo esto, vamos viendo todas las fallas de la antropología materialista. Es necesario reflexionar profundamente en todas estas cosas. Si ellos en vez de asumir esa posición de ataque contra cualquier clericalismo, hubiesen pasado por un previo análisis reflexivo, nunca jamás se hubieran atrevido a lanzar hipótesis anticientíficas.
Bien sabemos nosotros que el Adán y Eva que tanto molesta a los señores de la antropología materialista, no es más que un símbolo. Aquellos, los señores antropólogos profanos, que quieran refutar al Génesis, es bueno que entiendan y que entendamos todos que el Génesis es tan solo un tratado de Alquimia para alquimistas y que nunca jamás se debería aceptar en forma literal. Así es que se esfuerzan los señores de la antropología materialista por refutar algo que ni siquiera conocen. Por eso me atrevo a decir sencillamente que sus hipótesis no tienen nunca bases serias.
El mismo Mr. Darwin jamás pensó ir tan lejos con sus doctrinas. Recordemos que él mismo habla de las caracterizaciones. Después de que alguna especie orgánica ha pasado por un proceso selectivo de estructuras y fisiología, incuestionablemente se caracteriza en forma constante y definitiva. Así que si el famoso antropoide o simio hubo de pasar por procesos selectivos, posteriormente asumió sus características totales y jamás volvió a pasar por ningún cambio, eso es obvio...

LAS SIETE RAZAS Y LAS SIETE RONDAS“Los Soles de Anahuac nos invitan a la reflexión, puesto que son interesantísimos. Son del fuego, del aire, del agua y de la tierra. Ellos marcan terribles catástrofes cósmicas. Se dice que los hijos del Primer Sol, los Protoplasmáticos, perecieron devorados por los tigres. ¡Claro está, los Tigres de la Sabiduría!”“Se dice que los hijos del Segundo Sol, los Hiperbóreos, perecieron arrasados por fuertes huracanes. Se refiere a la humanidad que vivió en la herradura que está alrededor del Polo Norte. Se afirma que los hijos del Tercer Sol, los Lemures, perecieron por sol de lluvia de fuego y grandes terremotos”.“Los hijos del Cuarto Sol, los Atlantes, perecieron por las aguas. Los hijos del Quinto Sol, los Arios, las gentes de esta época, pereceremos por el fuego y los terremotos. Así será y se cumplirá dentro de poco tiempo. Los hijos del Sexto Sol, los Koradhí, en la futura tierra del mañana, también morirán”.
Actualmente vive, sobre la faz de la Tierra, una población de casi seis mil millones de personas; lo que puebla la faz de la Tierra, obviamente es la RAZA ARIA. Los continentes actuales están densamente poblados: Europa, América, Asia, Africa, Oceanía, son cinco continentes donde se desenvuelve una humanidad.
Si preguntamos nosotros de dónde ha salido esta humanidad, cuál ha sido su origen, ¿piensan acaso, ustedes, que esta humanidad, que puebla los cinco continentes, tuvo su origen en los mismos?No pienso que toda esta población, los cinco mil quinientos millones que pueblan al mundo actualmente, hayan venido de estos cinco continentes. No lo pienso, porque resulta que el mundo ha cambiado de fisonomía varias veces. Antes de tener esta fisonomía que ustedes ven en el mapa (o en cualquier otro hemisferio), tuvo otra fisonomía distinta.Hay mapas más antiguos; existen mapas diferentes que se han encontrado en otros rincones del mundo, donde la fisonomía de la Tierra aparece distinta. Así que, no ha tenido siempre los mismos continentes, no ha tenido siempre la misma fisonomía. En otro tiempo, tuvo una fisonomía distinta: lo que hoy son polos, era ecuador, y lo que hoy es ecuador, fue polos. Entonces los actuales continentes no existían, o existían parte de ellos, y había un continente densamente poblado, que estaba ubicado en el océano Atlántico, me refiere, claro está, a la ATLANTIDA.
Era un gran país: imaginen por un momento ustedes a la Atlántida proyectándose hasta las Azores, hasta nueva Escocia y descendiendo hasta donde hoy es Brasil. ¡Cuán enorme continente era!
Sobre la Atlántida se desenvolvió una gran raza, una raza de gigantes: tenían cuerpos de hasta tres metros de estatura (por eso es que la leyenda de los siglos nos habla de «Briareo», «el de los cien brazos»); una verdadera raza de cíclopes. Esa raza llegó a tener una civilización poderosa, millones de veces más poderosa que la nuestra.
Los Atlantes desarrollaron una poderosa civilización. Crearon cohetes atómicos que podían viajar no sólo a la Luna, sino a Mercurio, Venus, Marte, y en general, a todos los planetas del Sistema Solar.
Yo viví en la Atlántida y puedo dar testimonio de eso. En una de aquellas ciudades había un cosmo-puerto maravilloso; de ese cosmo-puerto salían naves cósmicas, cohetes atómicos a uno u otro planeta del Sistema Solar. A mí me gustaba llegar a una especie de Caravansin, así se llamaba a los restaurantes de aquella época, y de allí contemplábamos, a través de grandes ventanas de vidrio, todo el cosmo-puerto. Me gustaba ver como salían esos cohetes rumbo a la Luna. Al principio eso causaba gran asombro y no se sentían sino los gritos de las multitudes, después se volvió muy común.
En la Atlántida hubo una civilización que ni remotamente sospechan los seres humanos de estos tiempos. Las casas de los Atlantes estaban rodeadas siempre de muros, de murallas, tenían jardines delante y detrás de ellas.
El continente Atlante se extendía y orientaba hacia el Austro, y los sitios más elevados hacia el Septentrión, sus montes excedían en grandeza, elevación y número a todos los que existen actualmente.Los leones arrastraban los carruajes. Ustedes ven los leones hoy en día furiosos, terribles, pues en la Atlántida los leones servían como animales de tiro: arrastraban los carros en que andaban los reyes y algunos ciudadanos. Esos animales, en aquella época, eran domésticos.
Los perros eran mucho más grandes, enormes, ahora son pequeños; eran, en aquella época mastodontes. Servían para defender las casas de los ciudadanos, eran furiosos. Los caballos también existían pero eran gigantescos. Existían elefantes enormes, los mamuts antecesores de los elefantes, abundaban mucho en las selvas y montañas, eran enormes.Los Atlantes aprendieron a desgravitar los cuerpos a voluntad. Con un pequeño aparato que cabía en la palma de la mano, podían levitar cualquier cuerpo por pesado que éste fuese.
Los Atlantes, expertos en trasplantes, no sólo trasplantaron vísceras como el corazón, riñones, páncreas, etc., sino que también aprendieron a trasplantar cerebros. Esto de trasplantar cerebros fue ya el colmo en la ciencia de los trasplantes; así hubo sujetos que pudieron continuar viviendo en cuerpos diferentes y sin interrupción, trasplantando sus cerebros de un organismo a otro.
La ciencia de los Atlantes fue formidable: aún hay cavernas secretas en los Himalayas, donde se conservan ciertos aparatos mecánicos que pueden transmitir telepáticamente el conocimiento a quien lo desee. No necesitaban, pues, devanarse tanto los sesos para adquirir conocimiento.
En el campo de la Física Nuclear, consiguieron el alumbrado atómico en forma masiva. Todas las ciudades usaban el alumbrado atómico: los campos estaban iluminados por Energía Nuclear, sus casas por Energía Atómica. Las lámparas atómicas iluminaban los Palacios y los Templos de «Paredes Transparentes». Bien sabemos que hay ciertas cavernas en el Asia donde aún se conservan lámparas atómicas que pertenecieron a los Atlantes.Dentro del terreno de la Mecánica, puedo asegurarles que sus automóviles no sólo eran anfibios, sino que también podían volar por los aires y eran propulsados por Energía Nuclear (extraían la energía, no solamente del uranio y del radio, sino de muchos otros metales, y de muchos granos vegetales también, y les salía muy barata).
En materia de navegación aérea, tuvieron naves más poderosas que las actuales: verdaderos barcos voladores, o «buques-volantes», que también eran propulsados por Energía Nuclear. Aprendieron los Atlantes también a utilizar la Energía Solar.
Lo peor de todo fue que desarrollaron poderes mágicos para el mal. Además de científicos eran magos: llegaron a construir un robot y dotarlo de un principio inteligente; bien sabían ellos de los elementales del Fuego, de los Aires, de las Aguas y de la Tierra.
Para ellos los Elementales de la Naturaleza, eso que los cuentos de niños llaman Hadas, Salamandras o Silfos, eran una tremenda realidad. Aún poseían el sentido de la clarividencia. Es obvio que con este sentido podían ver perfectamente no sólo el mundo tridimensional de Euclides, sino aún más, ver también la Cuarta Coordenada, la Quinta, la Sexta y hasta la Séptima.
Entonces, se apoderaban de cualquiera de esas criaturas de los Elementos, criaturas invisibles para los sentidos ordinarios y los metían dentro de sus robots. Tales robots, de hecho se convirtieron en seres inteligentes, en seres que servían a sus amos, pudiendo informar a éstos sobre los peligros que les acechaban y en general sobre múltiples cosas de la vida práctica.Fueron enormemente aventajados los Atlantes. Existía una Universidad Atlante maravillosa. Quiero referirme, en forma enfática, a la SOCIEDAD AKALDANA, una verdadera Universidad de sabios. Estos estudiaron la «Ley del Eterno Heptaparaparshinock» (la Ley del Siete) a la maravilla; aprendieron a concentrar los rayos solares para hacerlos penetrar en determinadas cámaras, sabían transformar los siete colores del Prisma Solar, es decir, sacar la «positiva» de los rayos del Prisma Solar.
Una cosa es ver los siete colores prismáticos, y otra cosa es transformarlos en forma positiva, sacarles la «positiva». Los científicos modernos han estudiado los siete colores fundamentales del espectro solar, pero no les han sacado la «positiva» a esos siete colores. Los sabios Atlantes sabían sacarle la «positiva real» a los siete colores del Prisma Solar; con esa «positiva» de los siete colores, realizaban verdaderos prodigios.
Recuerdo, al efecto, el caso de dos sabios chinos que hicieron experimentos (también al estilo Atlante) con los siete colores, del Espectro Solar. Sacando la «positiva», por ejemplo, de los siete colores, pusieron opio ante un rayo coloreado, y entonces vieron cómo el opio se transformaba en otras substancias. Pusieron un pedazo de bambú, humedecido en determinada substancia de un color azul, por ejemplo (positivo, no negativo del Espectro Solar), y se vio cómo ese bambú se teñía firmemente con el color azul... Se hizo pasar, por ejemplo, el sonido (tales notas: la nota DO, o RE, o MI), en combinación con determinado color, y se vio cómo la nota alteraba el color, le daba otro color completamente diferente.Se usaron los siete rayos, en su forma positiva, para realizar prodigios en el continente Atlante; se estudió a fondo la «Ley del Eterno Heptaparaparshinock».Un sabio Atlante, que usaba leche de cabra mezclada con resina de pino sobre una placa de mármol, vio cómo al descomponerse aquella leche con la resina, formaba siete capas distintas, y se indujo a estudiar la «Ley del Eterno Heptaparaparshinock», la Ley del Siete.
El rito más poderoso de la Atlántida, fue el del Dios Neptuno. Este Dios gobernó sabiamente la Atlántida; llegó a tomar cuerpo físico en la Tierra, y vivió en la Atlántida y escribió sus preceptos en las columnas de los Templos. Era de admirarse y verse el Templo Sacratísimo de este Dios Santo. Las paredes o muros plateados de dicho templo asombraban por su belleza, y las cúpulas y techos eran todos de oro macizo de la mejor calidad.El marfil, la plata, el oro, el latón, lucían en el interior del Templo de Neptuno, con todos los regios esplendores de los antiguos tiempos.La gigantesca escultura sagrada del muy venerado y muy sublime Dios Neptuno era toda de oro puro. Aquella inefable estatua misteriosa, montada en su bello carro arrastrado por exóticos corceles, y la respetable corte de cien Nereidas, infundían en la mente de los devotos Atlantes profunda veneración.Antiguas tradiciones afirman que los Atlantes tuvieron además un metal más precioso que el oro, y éste fue el famoso «Orichalcum».
El culto a Neptuno fue famosísimo, igual que el de los Elementales de las Aguas, el de las Sirenas del inmenso mar, las Nereidas, el de los Genios del océano. Fue una época extraordinaria, Neptuniana, Amentina, antiquísima, que venía de un remoto pasado.Las ciudades Atlantes fueron florecientes mientras sus habitantes permanecieron fieles a la religión de sus padres, mientras cumplieron con los preceptos del Dios Neptuno, mientras no violaron la ley y el orden, pero cuando profanaron las cosas sagradas, cuando abusaron del sexo, cuando se mancharon con los siete pecados capitales, fueron castigados y sumergidos con todas sus riquezas en el fondo del océano.Aún me viene a la memoria el caso de KETABEL, «la de los tristes destinos», una Reina Atlante que gobernó soberana en los estados del sur del continente sumergido, y en la poderosa ciudad de las Puertas de Oro.La belleza maligna de Ketabel cautivaba con su Necromancia, fascinaba y seducía con sus encantos a príncipes y reyes, y muchas doncellas y niños fueron inmolados en su nombre a las tenebrosas entidades de los Mundos Infiernos.La medicina sacerdotal Atlante descubrió por aquellos tiempos lo que hoy podemos llamar científicamente la Opoterapia humana, es decir, la aplicación a los enfermos y caducos de los jugos glandulares de Pituitaria, Tiroidina, Adrenalina, etc.Esos sacerdotes-médicos no sólo utilizaban la química de dichas glándulas endocrinas, sino también la hiperquímica, los fluidos psíquicos vitales de los chacras o centros magnéticos del organismo humano, íntimamente relacionados con tales glándulas endocrinas.Las víctimas de la inmolación, después de ser retiradas de las piedras de sacrificio, eran llevadas a ciertas cámaras secretas donde los sacerdotes-médicos extraían de tales cadáveres las preciosas glándulas endocrinas, tan necesarias para conservar el cuerpo de la Reina fatal, que con todo el encanto y la belleza de una juventud soportó el peso de muchos siglos.
Lo más espantoso de todo era aquel momento en que los sacerdotes, después de extraer secretamente las glándulas del cadáver, lo arrojaban a las fanáticas muchedumbres envilecidas que, sedientas, se lo devoraban; desgraciadamente, esos pueblos se volvieron antropófagos. Así comenzó la degeneración o involución de los Atlantes.Con el Kali-Yuga se degeneró la Raza Atlante terriblemente, la gente se entregó a la magia negra: se echaba una palabra ante el enemigo, un mantram, y el enemigo caía muerto instantáneamente. Podían, los Atlantes fabricar un monstruo mental y luego cristalizarlo mediante la voluntad; posteriormente lo alimentaban de sangre.
En la decadencia de la Raza Atlante, sucedieron cosas horribles: la humanidad degeneró en vicios, en el homosexualismo, en el lesbianismo, en las drogas, etc. Las fuerzas del sexo fueron utilizadas pero para el mal, para causar daño a otras personas a distancia. El alcohol, lo mismo que ahora, la lujuria, la degeneración llevada al máximo, acabó con un floreciente imperio. En sus tiempos de esplendor fue bellísima, pero cuando ya degeneró se vieron cosas horribles.Las guerras Atlantes en los últimos tiempos fueron espantosas, se usó la Energía Nuclear; bombas atómicas acabaron con preciosas ciudades de la Atlántida.

Llegó el día en que hubo una revolución de los ejes en la Tierra: los mares se desplazaron cambiando sus lechos, lo que eran polos se convirtió en ecuador, lo que era ecuador se convirtió en polos. Entonces perecieron millones de personas. Todas esas ciudades poderosas de la Atlántida quedaron sumergidas en el océano que lleva su nombre.Los Sacerdotes de SAIS dijeron a Solón: «Todos cuantos cuerpos celestes se mueven en sus órbitas, sufren perturbaciones que determinan con el tiempo una destrucción periódica de las cosas terrenales por un gran fuego».La historia del Diluvio Universal, cuyas versiones se encuentran en las tradiciones de todas las razas humanas, son simples recuerdos de la Gran Catástrofe Atlante.
Adviene a la memoria en estos momentos el caso de las multitudes que invadieron el gigantesco Templo de Neptuno entre los terremotos, el fuego y las inundaciones. Las gentes desesperadas clamaban al gran sacerdote Ramú diciendo: «¡Ramú, sálvanos!» Ramú apareció ante todos exclamando: «Ya os lo había dicho, pereceréis con vuestras mujeres, vuestros esclavos y vuestros hijos, y la futura Raza si va a seguir vuestro ejemplo, también perecerá». Cuentan las tradiciones que las últimas palabras de Ramú fueron ahogadas por el humo y las llamas. El continente Atlante se hundió en medio de fuertes terremotos.La catástrofe que acabó con la Atlántida fue pavorosa. No cabe duda alguna que el resultado de la violación de la Ley es siempre catastrófico.Concluida aquella gran catástrofe se inició una nueva Raza. Obviamente de entre aquellas multitudes que perecieron, antes que la catástrofe sucediera, se escapó un pueblo.
Sostienen las tradiciones que un gran Maestro llamado Vaivasbata, el Noé bíblico, advirtió a las gentes sobre lo que iba a suceder, pero éstas se mofaron de él y en vísperas del gran cataclismo comían, bailaban, se divertían y se daban en casamiento.Los Santos que rigen el destino de la humanidad, exhortaron al Manú Vaivasbata para que saliera con su pueblo antes de que el continente Atlante se sumergiera, y éste supo escaparse oportunamente al frente de su pueblo. Tuvo que huir de noche, y como quiera que los señores de la Faz Tenebrosa, los reyes y dueños de esos poderosos robots, tenían aviones maravillosos con los cuales podían fugarse a través del espacio, entonces los líderes del selecto pueblo del Manú Vaivasbata se apoderaron de aquellas naves y las destruyeron.Cuando los perversos moradores de aquellas tierras despertaron de su sueño, porque el viaje fue nocturno, con gran asombro notaron que las aguas estaban invadiendo sus tierras. Inmediatamente fueron en busca de sus naves aéreas; comprendieron lo sucedido y trataron de perseguir al pueblo selecto, pero sólo lograron matar unos pocos.Aquellos señores de la Faz Sombría (los Atlantes) murieron, fueron devorados por las aguas.Hoy en el fondo del océano Atlántico subyacen ciudades maravillosas; los ricos parajes donde antes existieran salas espléndidas, bullicio de gentes, ahora sólo los recorren los peces...
Pero los Atlantes, con toda su poderosa civilización, a su vez no descienden del continente Atlante. Los Atlantes, descienden de la LEMURIA.La Lemuria fue un continente aún más antiguo y más grande que el continente Atlante: ocupó todo el océano Indico y la Malasia y llegó hasta la misma Australia, y por el Sur avanzó hasta cerca de donde hoy es Suramérica, cubriendo casi toda el área del Pacífico. Restos de la Lemuria tenemos todavía, evidentemente, en la Oceanía, con la gran Australia, la isla de Pascua, donde están tallados ciertos monolitos, etc. El Mioceno aquél del que nos habla la antropología materialista, resulta ostensible que tuvo su propio escenario en esa antigua tierra Lemúrica, sin embargo ésta desapareció entre el fondo del océano, a través de 10.000 años de terremotos incesantes. Cuando la Atlántida surgió del océano, ya la Lemuria estaba terminada.La civilización Lemur, obviamente también fue poderosa. Los Lemures eran una raza de gigantes, de CICLOPES (normalmente podían tener estaturas de cuatro, cinco y seis metros).La Lemuria tuvo también una poderosa civilización, enorme, formidable. En la Lemuria se levantaron enormes ciudades, ciclopeas, rodeadas de murallas de piedra y de lava de volcanes. Muchas gentes habitaron también en los campos, como ahora.Miremos la Raza Lemur: en un principio, no existían los sexos separados, la Raza era HERMAFRODITA. Entonces cada individuo Sagrado Lemur, tenía los órganos sexuales (masculino y femenino), totalmente desarrollados y se reproducían mediante el sistema de «GEMAClON»: aquél hermafrodita expelía de sus ovarios, naturalmente, mediante el «menstruo» en determinado tiempo, un óvulo o huevo perfectamente desarrollado, del tamaño que puede ser como el de un ave, con una envoltura calcárea, completa. Ese huevo, colocado en un ambiente especial, dentro de su interior, gestaba una nueva criatura. Y al fin, cuando esa criatura salía del cascarón, (criatura que por cierto tenía el poder de moverse de inmediato) se alimentaba de los pechos de aquel PADRE-MADRE...Así se reproducían los Lemures. El acto sexual no existía, porque cada individuo era completo, por sí mismo. Su reproducción era mediante el sistema de «GEMAClON», pues eran Hermafroditas.
¿Pruebas, demostraciones? Las tienen ustedes, mis queridos amigos, en su mismo organismo. Bien sabemos nosotros que las tetillas del varón son glándulas mamarias atrofiadas; bien sabemos que el clítoris en la mujer es un phalus atrofiado y recogido con ligamentos nerviosos. ¿Quieren más pruebas? Sería absurdo exigir más pruebas cuando las cargamos en el organismo humano.En el tiempo suceden cosas extraordinarias. Que se haya dividido la raza humana en sexos opuestos, antes de la desaparición del Continente Lemúrico, es algo que no podríamos en modo alguno rebatir. Las mismas escrituras hebraicas nos dicen que en un principio aquél Adán macho-hembra vivía solo en el Paraíso Terrenal.
«Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra». (Génesis 1:27,28).Ese Adán macho-hembra de la mitología hebraica es tan sólo un símbolo; se refiere a la humanidad antigua. Antes de que la humanidad se hubiese dividido en sexos opuestos, existía el «ADAM-SOLUS»; mucho más tarde en el tiempo, «Eva fue sacada de la costilla de Adán» (es un símbolo, para representar la división en sexos opuestos). Pero no pensemos en una Eva antropomórfica; no, pensemos en el ETERNO FEMENINO...
Así fue, cuando llegó la época post-Lemúrica, a partir de la tercera o cuarta subraza, se vio claramente que algunos niños nacían con un órgano sexual más acentuado que otro; algunos nacían con el órgano masculino más desarrollado que el femenino, o viceversa, y tal proceso se fue haciendo cada vez más notorio, hasta que al fin sucedió que nacieron niños unisexuados (varones o hembras). Pero este proceso, de división en sexos opuestos, se realizó a través de varios millones de años, no fue de la noche a la mañana. Por eso se dice, repito, que «Eva fue sacada de la costilla de Adán»...Así, podemos dividir la Raza Lemúrica en dos tiempos: primer tiempo, existencia de los hermafroditas; segundo tiempo, división de la raza en dos sexos.Cuando ya vino la división total en sexos opuestos, entonces se necesitó de la cooperación para crear. El «menstruo» siguió existiendo en el elemento femenino, pero ya ese óvulo nacía infecundo. Se necesitaba la cooperación con el sexo masculino, para que el óvulo fuera fecundado y así poder reproducir la especie.Los ELOHIM CREADORES, los «KUMARATS», reunían a las gentes para la reproducción, en determinadas épocas del año. Era de admirar cómo esas razas, esas tribus, viajaban de uno a otro lugar para asistir, en determinadas fechas, a los Templos donde habían de reproducirse. El acto sexual jamás se realizaba fuera del Templo; ese sacramento sólo se realizaba en el Templo, era un SACRAMENTO DEL TEMPLO, y las parejas, en los patios empedrados de los Templos, se unían sexualmente para crear, bajo la dirección de los «Kumarats».
Hombres y mujeres copulaban en los patios empedrados de los Templos, sin embargo jamás llegaban ellos a eso que en Fisiología Orgánica se conoce como «espasmo» u «orgasmo». Es decir, no existía la eyaculación del Ens-Séminis, porque sabían (como dijera después Paracelso) que «dentro del Ens-Séminis se encuentra el Ens-Virtutis del Fuego»...Cualquier zoospermo maduro se escapaba de las glándulas endocrinas para realizar una fecundación. Así se reproducían los seres humanos reales, los hombres verdaderos, antes de su degeneración. ¿Cómo lo sabemos nosotros? Por tradición: a través de los siglos heredamos este conocimiento. ¿Que no se había publicado? Lo estamos publicando. ¿Que no lo acepta la humanidad actual? Es apenas normal, porque ese sistema de reproducción sólo era utilizado por los verdaderos seres humanos que han existido sobre la faz de la Tierra...

Por aquella época, además, la humanidad gozaba de las facultades espirituales: podía percibir, perfectamente, todas las maravillas de la Naturaleza y del Cosmos. Su capacidad de visión le permitía ver la mitad de un «HOLTAMPANAS», es decir, la mitad de la totalidad de las tonalidades del color universal (bien sabemos nosotros que un «Holtampanas» consta de cinco millones y medio de tonalidades del color). Cuando el hombre levantaba la vista para mirar las estrellas, veía los mundos rodeados de una aureola muy especial y también veía a otras humanidades planetarias, con las cuales se comunicaba telepáticamente.
El oído era penetrante, como para poder captar las sinfonías del Universo; el olfato era tan agudo, que podía perfectamente sobrepasar al de los perros hoy en día. Los sentidos de percepción no se habían atrofiado...Era una humanidad que podía usar, en su alfabeto 300 consonantes articulables y 51 vocales. No había degenerado, pues, el poder del Verbo, de la Palabra; se hablaba en el LENGUAJE UNIVERSAL, que tenía poderes sobre el fuego, sobre el aire, sobre las aguas y sobre la tierra. Era una humanidad superior, millones de veces superior a la nuestra: construyó poderosas civilizaciones y también supo utilizar la energía del átomo y de rayos cósmicos; tuvo naves, con las que viajó a través del espacio infinito, naves maravillosas...
Cualquier ser humano, en la Lemuria, podía vivir de 12 a 15 siglos. Era una raza fuerte, vigorosa; podía, perfectamente, agarrar una piedra y lanzarla con gran fuerza, allá lejos; una piedra que hoy necesitaríamos nosotros, para moverla, de una poderosa grúa, y quizás ni con grúa lo haríamos.
La Raza Lemúrica era perfecta, en el sentido más completo de la palabra. Cuando los antropólogos materialistas dicen que «nosotros hemos llegado al máximum de la perfección en estos instantes», mienten de verdad. Se ve que no saben nada de Antropología, que no han estudiado a fondo las piedras antiguas, los viejos manuscritos, las antiguas pirámides, nichos, sepulcros, etc., que existen por todas partes.Hay piedras, como las que se encontraron en cierto lugar del Perú, donde se demuestra que existieron civilizaciones millones de veces más poderosas que la nuestra, ¡y en los tiempos mesozoicos! Esto, ¿aceptarlo la Antropología materialista? ¡Jamás! Ellos no darían su brazo a torcer, «así porque sí». Pero hechos son hechos y ante los hechos tenemos que rendirnos, ¡cueste lo que cueste!...Sin embargo, después de esa época de perfección, vino inevitablemente la decadencia o involución de la raza. Yo digo que así como existe la evolución en las plantas, y la involución también, que así como existe la evolución en los animales, e involución también, o en los humanos, etc., también tiene que existir la evolución y la involución en las civilizaciones...Desgraciadamente, al final de la última subraza, al final de la época terciaria, durante el Mioceno, los verdaderos hombres (en el sentido completo de la palabra) se degeneraron. Antes de la degeneración, repito, la reproducción se consideraba sagrada y el acto sexual jamás se realizaba fuera del Templo.Sin embargo, en su degeneración, esos verdaderos seres humanos, llegaron incluso a mezclarse con bestias (horribles, por cierto). Así nos lo dicen los viejos códices antiguos. Hay tradiciones del Tíbet, de la China, de la India; hay piedras, hay monolitos, hay códices que nos lo están afirmando y nosotros, como estudiantes de Antropología no podemos callarlo...Del resultado de tales cruces de Hombres reales con bestias de la Naturaleza, resultaron ciertos simios gigantescos, que tenían rostros azules o rojos, que caminaban sobre pies y manos, o que se erguían como bípedos y que tenían la capacidad de hablar. A su vez, tales especímenes hubieron de mezclarse con otras bestias subhumanas y de todo ello resultaron ya los simios que conocemos, o también, a base de ciertas evoluciones, algunos tipos de humanoides...Haeckel en modo alguno se opuso jamás al concepto de que los simios habían tenido su nacimiento en la Lemuria, aceptó siempre la realidad de ese continente.Si miramos nosotros a las tribus más primitivas que existen actualmente en el mundo, las de Australia, ¿cuál seria el origen de tales tribus? Habría que saber cuál es el origen de Australia. Australia, en verdad, es un pedazo de la Lemuria, ubicado en el Pacifico, una tierra viejísima. Habría que observar a tales tribus para darse uno cuenta evidente que se trata de mezclas de habitantes de antigua Lemuria con ciertas bestias de la Naturaleza.
Por ejemplo, hay lugares en Australia donde es tan abundante el pelo en el cuerpo de las personas que parece más bien piel de bestias. Eso da naturalmente una aparente base como para que los señores materialistas digan: «Sí, he ahí los hijos de los antropoides... ¡Nuestra teoría demostrada!» Ellos, los antropólogos materialistas son terriblemente superficiales, no tienen en verdad madurez en el entendimiento, se trata de mentes en estado de decrepitud, degeneradas y eso es realmente lamentable...
Pero no sólo fue al final de la Lemuria donde la humanidad degenerada se mezcló con bestias de la Naturaleza para dar origen a los distintos tipos de monos, también el ocaso de la Atlántida sirvió de escenario para ello.Después de la gran sumersión que acabó con aquel gigantesco continente, muchas mujeres quedaron aisladas en bosques profundos; algunas se degeneraron sexualmente y se volvieron lesbianas, otras decidieron mezclarse con bestias de la Naturaleza (con bestias de sexo masculino), y de allí salieron una gran cantidad de «changos», orangutanes, gorilas, etc.Así pues, no son ni mucho menos los monos, simios o «changos» los que han dado origen al hombre, sino a la inversa: ha sido la degeneración de ciertos grupos lemúricos y atlantes humanos, los que se mezclaron con algunas bestias subhumanas para originar las especies de los simios. Compréndase de una vez que allí donde existe evolución, existe también su hermana gemela: la involución, y eso es todo...Pero continuemos... Así que, los Lemures, en su esplendor, fueron una raza vigorosa, muy fuerte. Sin embargo, el origen de la Raza de los Lemures tampoco estuvo en el Pacífico y en el Indico, como se cree. Los antepasados de la Lemuria estuvieron en el continente Hiperbóreo que, como especie de herradura, rodea al polo norte.Restos de ese viejo continente donde se desenvolvió la RAZA HIPERBOREA, los tenemos nosotros en la misma Inglaterra y hasta en Irlanda; a esa tierra perteneció también Alaska, pues todas esas regiones forman una herradura alrededor del casquete polar norte.
En el continente Hiperboreo existió una raza poderosa de ANDROGINOS (no ya de hermafroditas, sino de andróginos). Podían alargar su cuerpo a voluntad, hasta tomar enormes estaturas, o disminuirlos hasta el estado de punto matemático.No era una raza que, simplemente, pudiera posarse sobre la corteza terrestre, como los Lemures; no, los Hiperbóreos fueron diferentes: flotaban en la atmósfera de aquéllos días.Sin embargo, crearon su civilización. Entonces, los reinos mineral, vegetal, animal y humano, se mezclaban mucho. Existían minerales-vegetales y vegetales-minerales, animales-vegetaloides y vegetaloides-animales.
Los Hiperbóreos se reproducían como se reproducen los corales (así se reproducían), es decir, por «BROTACION». Tal sistema es muy semejante al de las brotaciones de las plantas. Cualquier brote vegetal desprendido de su tronco original puede transformarse en otra planta. Así también, del cuerpo de aquellos Hiperbóreos se desprendían esporas oviformes. Tales esporas se convertían en nuevos organismos independientes que se alimentaba del PADRE-MADRE.
Muchos han pensado que los Hiperbóreos jamás conocieron la guerra, pero en realidad de verdad sí hubo una Raza de Hiperbóreos que supo hacer guerras. Fue una raza de hombres altos y delgados, protegidos con grandes escudos y esgrimiendo lanzas, usaban armas desconocidas y peleaban con otras tribus.Los Hiperbóreos vivieron en una época muy distinta de la Historia del mundo. Poseían la VISION ESPIRITUAL totalmente desarrollada, es decir, tenían la glándula pineal sobresaliente, lo que les permitía ver el «ULTRA» de todas las cosas.Pensemos que una planta es el cuerpo físico de un «ELEMENTAL»; cada planta tiene alma y el alma de cada planta es un «Elemental» vegetal.Los Hiperbóreos, cuando miraban un bosque, no lo veían como lo vemos nosotros hoy día (como un conjunto de árboles, o algo por el estilo), porque para ellos ese bosque era un bosque de gigantes, con enormes brazos, que como los de «BRlAREO» (el de los cien brazos), se movían a derecha e izquierda. Aquél bosque no era algo silencioso, sino que se escuchaban por aquí, por allá y acullá, las voces de los colosos o gigantes, es decir, de los «Elementales» de los árboles gigantescos.Ese era otro modo de ver las cosas, no como las vemos ahora, con esta vista miserable que poseemos, que solamente ve las cosas físicas, sino que era otra vista: era la vista que nos permitía ver las dimensiones superiores de la Naturaleza y del Cosmos; era una vista diferente (penetrante, omnisciente); veíamos la Tierra como era y no como aparentemente es, no como la estamos viendo ahora.Había sabiduría y conocimientos, superiores a los que ahora poseemos. Todo lo que sabemos nosotros ahora, no sirve más que para estructurar un poco el intelecto, y eso es todo. Los Hiperbóreos eran más sabios y estaban gobernados por los SUPER-HOMBRES de todos los tiempos y de todas las edades.
Tuvieron reinos y civilizaciones, pero tampoco su origen racial estaba en el continente Hiperboreo. Ellos sabían que sus antepasados habían quedado atrás en el tiempo. En realidad los antepasados de los Hiperbóreos fueron los hombres de la RAZA POLAR o PROTOPLASMATICA.Esta raza humana vivió en el casquete Polar del Norte, en la Isla Secreta o «ISLA SAGRADA»; esa isla fue la primera en existir y será la ultima en dejar de existir. Esa era la «TIERRA NORDICA», la «TIERRA DE CRISTAL» (como dijeran nuestros antepasados de Anahuac), la lejana «TULE» (de la que nos habla cosas sublimes el Maestro Krumm Heller), el continente ese que está cubierto ahora por los hielos del polo norte. Dicho continente ocupaba, en aquella época, la zona ecuatorial del mundo, puesto que la posición, debido a la revolución de los ejes de la Tierra, era diferente: el ecuador actual eran los polos y los polos eran el ecuador.La Raza Polar se desenvolvió en un ambiente totalmente distinto al actual. En aquella época, que data de hace más de trescientos millones de años, la Tierra era propiamente semi-etérica, semi-física; parecía un curvo océano azul como el firmamento de la noche.
En aquellos tiempos los seres humanos tenían cuerpos totalmente protoplasmáticos y la Tierra misma era aún protoplasma. No es el protoplasma aquél de Haeckel y el mar salado y miles de tonterías más sin confirmación alguna, no. La Raza Protoplasmática es diferente.
Esa raza flotaba sobre el ambiente. Aún no había caído sobre la tierra húmeda. Los cuerpos de las gentes eran dúctiles, elásticos. Lo mismo podían conservar su gigantesca figura de diez y veinte metros de altura, que reducir su tamaño a voluntad y asumir una estatura pigmea, o tomar el tamaño del cuerpo humano actual; sus cuerpos no tenían la consistencia física de la humanidad actual.Sin embargo, las personas de tal raza eran felices, percibían el mundo y las cosas en forma íntegra, completa. No sólo veían lo meramente físico, sino que también además podían ver el Alma y el Espíritu de todos los seres y las cosas. En su Imaginación se reflejaba el firmamento estrellado...La Tierra entera tenía entonces un bellísimo color azul intenso; las montañas eran transparentes como el cristal.
Aunque parezca increíble, la Raza Polar fue de un bellísimo color negro. Empero, resulta un poco difícil comprender a las gentes actuales que en los pómulos de aquellas gentes y en su rostros en general, a pesar de ser de raza de color, pudiese brillar cierto color y cierto matiz semejante al del fuego.El sistema de reproducción era completamente diferente al actual: los seres humanos se reproducían mediante el acto sexual FISIPARO, una forma muy parecida a la de la división de las células orgánicas. Ya sabemos que una célula se divide en dos y que las dos se dividen en cuatro y las cuatro en ocho, etc., etc. Esta es la llamada mitosis o división celular. Del mismo modo, el organismo del Padre-Madre Protoplasmático, totalmente ANDROGINO, pues no era masculino ni femenino, sino tenía ambas polaridades a la vez, en determinado momento se dividía en dos. Del Padre-Madre se desprendía, por decirlo así, el hijo, y éste era un acontecimiento profundamente religioso.Todavía existe ese proceso de reproducción por división en nuestra sangre. ¿Por qué existe? Porque existió en los hombres Polares y todavía se guarda en nosotros esa reminiscencia.Cuando definitivamente nacía esa nueva criatura se festejaba aquello como un gran acontecimiento. En los Templos se reunían los Hierofantes, para trabajar sobre los elementos de la Naturaleza.Estos Andróginos Divinos tan pronto podían poner a flote el aspecto femenino, para aparecer como hermosas damas, o sumergir, en sí mismos el aspecto femenino, para hacer aflorar el aspecto masculino.Aunque parezca increíble, esta primera raza humana llegó a un altísimo grado de civilización. Con el material plástico y etérico de esta tierra primieval, se construyeron casas, palacios, ciudades y templos grandiosos. Naturalmente, los cerdos del materialismo actual se reirán de nuestras afirmaciones porque jamás se han encontrado restos de dicha civilización. Es imposible hallar restos de semejante civilización tan antigua porque en aquella época la Tierra era etérica, es decir, estaba formada con la Promateria. Sólo en las memorias de la Naturaleza, en los Registros Akáshicos, se puede hallar toda la historia viviente de la primera Raza. Si ustedes desarrollan la EPIFISIS y la HIPOFISIS, con ese par de glandulitas y debidamente concentrados, podrán verificar, por sí mismos, lo que actualmente estoy diciendo.Los restos fósiles de seres humanos hallados en las cavernas subterráneas de la Tierra nada tiene que ver con la Raza Protoplasmática. Estos restos son tribus degeneradas descendientes de la sumergida Atlántida.La tradición dice que los esquimales de Groenlandia y Alaska provienen de la lejana Tule. Se dice que los esquimales están mezclados con invasores de la Polinesia, Tunguses y Dené. Sin embargo, esto no es cierto. Los esquimales del norte, en realidad también son el vestigio de la degeneración Atlante, por eso conservan algunas tradiciones muy interesantes.La Religión , la Ciencia y la Filosofía estaban totalmente unidas en la cultura de la Raza Polar. Los habitantes de la lejana Tule eran Bodhisattvas de los Maestros de otros Mahavantaras.Parlaban en el VERBO DE ORO, que «como un río corre bajo la selva espesa del Sol». Un idioma universal y cósmico cuya combinación de sonidos produce fenómenos cósmicos de toda especie. En ese idioma, los Padres de los Dioses enseñaron a éstos, cantando, las leyes cósmicas de la Naturaleza.Resultan interesantísimos los Rituales Cósmicos de aquella época. Las luces del templo no estaban fijas. Tan pronto el V.M. ocupaba un trono como luego lo abandonaba. A veces el P.V. ocupaba un trono, como luego lo abandonaba para cambiarlo por el del S.V. Se levitaban los altos dignatario para cambiarse los sitiales entre sí. En las vestiduras se combinaban los colores negros y blancos para representar la lucha entre el Espíritu y la materia.
La construcción del templo era perfecta. Los símbolos y herramientas de trabajo se usaban invertidas para representar el Drama que se proyecta en los siglos: el descenso del Espíritu hacia la materia. Así podemos contemplar con asombro, cetros invertidos, cáliz, etc., todo invertido. La vida estaba hasta ahora descendiendo hacia la materia, y debía entonces dársele expresión simbólica.Grandiosas eran las procesiones sagradas. Con ellas se daba a entender los Grandes Misterios y ese supremo descenso del Espíritu hacia la materia. Este era un acontecimiento grandioso que se aguardaba en el transcurso de los siglos. Se aguardaba con tanta ansiedad como hoy en día se aguarda el regreso del hombre hacia Mundos Superiores.
Por entonces vivió en la Tierra el Angel URIEL, quien tuvo cuerpo físico humano. Entonces Uriel, gran Maestro venido de Venus, les enseñó las Artes y la Ciencia. Uriel dejó un libro escrito con RUNAS, libro que estudiaron los hombres de la época POLAR. Uriel cumplió una bellísima misión enseñando a la humanidad de aquella época.
Por este motivo es fácil comprender que la escritura de la Primera Raza fueran las Runas. En aquella época, los Rituales del Templo Polar eran todos rúnicos. Los movimientos de los oficiantes eran rúnicos. Esta es la escritura divinal. Recordemos que la Swástica es una Runa. Las letras hebreas no son sino modificaciones de las Runas.Pero, ¿de dónde salió la Raza Polar? ¿Cuál fue su origen? Ellos sabían muy bien, que los gérmenes originales de la gran Naturaleza, se desarrollan siempre en el espacio psicológico y dentro de las dimensiones superiores.Pensemos en la forma anterior al estado humano, en nuestros legítimos antecesores. Incuestionablemente nos encontraríamos con la vida animal en la Naturaleza, pero ubicada en una cuarta dimensión, chocante esto para el materialismo. Sin embargo son los mismos materialistas quiénes se reían de Pasteur y sus teorías, quiénes se mofaban de él cuando desinfectaba los instrumentos de cirugía. Nunca creyeron ellos en los microorganismos porque no los veían, ya hoy los aceptan.¿Hubo vida animal pues en la cuarta coordenada? Es obvio que la hubo. ¿Hubo vida vegetal en la quinta coordenada? Sí, la hubo. ¿Y hubo vida mineral en la sexta coordenada? Sí, la hubo, pero aclaro, la vida mineral de la sexta coordenada, o la vegetal de la quinta o la animal de la cuarta, en modo alguno se parecerían a la vida mineral, vegetal y animal de nuestro mundo meramente físico. Que más tarde se condenso esa vida mineral, vegetal y animal aquí, en este globo de materia tridimensional, no lo negamos. Pero eso fue a través del curso de millonadas de años.
¿Cómo podríamos nosotros definir en alguna forma los procesos evolutivos, desde el mineral hasta el hombre? No sería posible si nosotros elimináramos de la Naturaleza la cuestión esa planteada por Leibniz. Me refiero a las Mónadas, Principios Inteligentes de la Naturaleza, el Real Ser o «Espíritu Universal de Vida». Las Mónadas (o su desdoblamiento) que pasaron por el reino mineral en la sexta dimensión son las mismas que pasaron por el reino vegetal en la quinta y por el reino animal en la cuarta. Y precisamente fue al final de la cuarta cuando apareció cierta criatura similar al antropoide, mas no antropoide, no un gorila, no un chimpancé ni algo por el estilo.Al acercarse la época de actividad para el mundo tridimensional de Euclides, tal forma sufrió algunos cambios, algunas metamorfosis, lo mismo que las sufriera el planeta Tierra, y cristalizó al fin en figura humana sobre el casquete polar del norte, que otrora estuviera situado en la zona ecuatorial.Téngase en cuenta que la morfología de las criaturas humanas y de la Naturaleza va cambiando conforme pasan los siglos. Incuestionablemente la morfología humana surgió de acuerdo con la edad protoplasmática de nuestra Tierra para venir realmente a la existencia y, pasando por los periodos hiperbóreo, lemúrico y atlante, fue la morfología alterándose un poco hasta nuestros días. Las criaturas que nos precedieron, la raza humana antigua, como lo atestiguan las tradiciones del antiguo México y de distintos paises de la Tierra, fueron gigantes, y han ido perdiendo estatura, hasta ser lo que actualmente son.Enhorabuena sabemos que en este malhadado mundo de tanto infortunio, somos nosotros precisamente, la quinta generación. Es obvio que la futura Sexta Raza será aun más pequeña de estatura y a todas luces resulta evidente que la Séptima generación humana será de «Liliputienses».En la Fraternidad Universal Blanca se denomina a la próxima Raza, la RAZA KORADHI. Así como esta Raza es la RAZA ARIA, la futura Raza es la de KORADHI.
La ANTROPOGENESIS enseña que cualquier mundo del espacio infinito, tarde o temprano se convierte en el escenario de siete razas humanas.Después de la Séptima y última de las razas éste, nuestro planeta Tierra, se verá convertido en una nueva Luna, en un planeta frío y cadavérico, sin vida alguna.
Sin embargo, es obvio que instantes antes de que la Tierra pase por ese proceso, la especie humana habrá regresado a su estado germinal.Después de la muerte del mundo físico, los gérmenes humanos continuarán en las dimensiones superiores de la Naturaleza hasta retornar al estado elemental, atómico, original.Escrito está con caracteres de fuego en el Gran Libro de la Vida, que al final del GRAN DIA COSMICO (Mahavantara), todo germen vital debe dormir profundamente entre el CAOS durante siete eternidades.
Sólo la música, el Verbo, el Logos, puede despertar a los gérmenes vitales en el amanecer de todo MAHAVANTARA, para un nuevo ciclo de actividad.En nombre de la Verdad he de decirles que a mí, como Iniciado o Bodhisattva, me tocó trabajar en pasados Mahavantaras, y conocí la antigua Tierra-Luna. Entonces era aquel satélite un mundo como el nuestro: tenía rica vida mineral, vegetal, animal y humana; mares tempestuosos y volcanes en erupción, montañas llenas de vida, etc. Todos los satélites de nuestro Sistema Solar formaron parte del pasado Sistema Solar, que en Esoterismo se le denomina «LA CADENA LUNAR».La Luna tuvo siete grandes razas, pero al finalizar la séptima gran Raza, al final del Mahavantara, la vida se volcó en las dimensiones superiores de la Naturaleza y del Cosmos, y la corteza geológica quedó abandonada, los mares poco a poco se fueron agotando y los volcanes extinguieron sus fuegos.La materia meramente física de la Luna murió. Hoy es un cadáver, como ha quedado demostrado por los astronautas que han descendido en el suelo lunar. Pero la vida en si misma, la substancia viva de la materia, no murió, quedó convertida en algo que podríamos llamar «ILIASTER»...Esa semilla, o Iliaster de los sabios, continuó procesándose en una cuarta coordenada, en una cuarta vertical, junto con las semillas de todo lo existente.
Esa substancia materia, más tarde se procesó en una quinta coordenada, y luego en una sexta, posteriormente en una séptima. Y cuando cayó en la séptima, se sumergió entre el seno del ESPACIO ABSTRACTO ABSOLUTO. Era una semilla que no podía perderse, y ahora está depositada en el espacio profundo; en esa semilla la vida continua latente.¿Qué nos dicen los Nahuas sobre el OMEYOCAN? Que el Omeyocan es el «Lugar Dos», el «Ombligo Cósmico del Universo», donde sólo hay viento y tinieblas.El Iliaster, la Tierra-Caótica Primigenia, ese «Germen de Mundo» depositado en el espacio profundo, es el Omeyocan de los Nahuas.Cuando la Tierra está en estado germinal, cuando un mundo cualquiera en estado de germen, depositado en el seno del espacio profundo, duerme aguardando la hora de una nueva manifestación cósmica; es la Noche Cósmica, el Gran Pralaya.En ese Omeyocan, en ese Caos o Espacio Profundo, toda semilla duerme durante siete eternidades. Después de ese periodo de inactividad, el Impulso Eléctrico, el Huracán Eléctrico, hace palpitar todos los átomos en forma de remolinos dentro del Omeyocan, dentro del Ombligo del Universo, dentro de la Matriz Cósmica. Por eso se dice que en el Omeyocan hay Tinieblas y Viento; he ahí a Ehecatl, el Dios del Viento, de los Huracanes, del Movimiento CósmicoAsí pues, en ese Caos primordial estaba latente la vida, estaba la semilla de una tierra virginal, purísima, inefable, que jamás aceptaría la antropología materialista, allí estaban todas las posibilidades hasta que el Fuego Universal hizo fecundo aquel Caos.Desde ese Caos u Ombligo del Universo, hubo sucesivos desdoblamientos a través de varias dimensiones y el hombre meramente germinal pasó al protoplasma. Y la vida evolucionante e involucionante, a través de varias dimensiones, vino a cristalizar por último en la tierra protoplasmática.
He ahí las RONDAS o periodos de manifestación de la substancia a través de las diversas dimensiones del Espacio. Existió una primera manifestación en el mundo de la Mente, en la región de la Mente Cósmica o de la Inteligencia Universal (Primera Ronda). Una segunda manifestación de todo lo que es, ha sido y será en el Mundo Astral (Segunda Ronda). Y entonces como resultado apareció una tercera manifestación en el Mundo Etérico o Vital (Tercera Ronda).Así pues, la vida se desenvolvió, evolucionó e involucionó en tres dimensiones extraordinarias antes de que apareciera en este mundo físico (Cuarta Ronda). La vida existió primero en el estado mineral, pero una clase de minerales que hoy en día no aceptarían los antropólogos ni los geólogos materialistas; mucho más tarde se desenvolvió en estado vegetal y posteriormente en estado animal. Mas esos estados: mineral, vegetal y animal son desconocidos actualmente. Constituyen algo así como el arquetipo de estos reinos, mineral, vegetal y animal actualmente existentes...
Son siete Rondas en total. Ahora nos encontramos pues, en la cuarta Ronda que es la Física. Después la vida se procesará de nuevo en el Mundo Etérico (Quinta Ronda); más tarde la vida se procesará en el Mundo Astral (Sexta Ronda); y posteriormente en el Mundo Mental (Séptima Ronda). Luego la vida regresará otra vez a su Iliaster, al germen de donde salió, a su semilla auténtica. Por último vendrá la disolución de este planeta y de todos los planetas del Sistema Solar; el Iliaster se sumergirá en el seno del Sagrado Sol Absoluto y vendrá la Noche Cósmica, o sea el Gran Pralaya...


PREGUNTAS Y RESPUESTASP.- Algunos autores hablan del «Caos» y del «Cosmos». ¿Hay diferencias, entre uno y otro?R.- Del Caos sale el Cosmos. Indubitablemente, mediante la Ley del Tres, es decir, mediante el SANTO TRIAMAZIKAMNO, es posible realizar creaciones de unidades nuevas. Cuando las tres fuerzas (positiva, negativa y neutra) inciden todas en un punto dado, se realiza una creación. No sería posible la creación de cualquier unidad cósmica nueva, sin la conjunción de esas tres fuerzas que forman, en sí mismas, el Santo Triamazikamno. Estas tres fuerzas son: el SANTO AFIRMAR, el SANTO NEGAR, el SANTO CONCILIAR.Pero crear es una cosa y organizar es otra cosa. Se puede crear, pero si no hay organización, ¿de qué serviría la creación? Para que un Cosmos (que significa, entre paréntesis, «orden de mundos») surja a la existencia, se necesita de otra Ley. Quiero referirme, en forma enfática, a la LEY DEL ETERNO HEPTAPARAPARSHINOCK, es decir, la LEY DEL SIETE. Mediante la Ley del Santo Triamazikamno se hace la creación, pero mediante la Ley del Siete se hace la organización de lo que se ha creado.Así, pues, nuestro Sistema Solar existe gracias a dos leyes: primera, la del Santo Triamazikamno; segunda, la del Eterno Heptaparaparshinock. Gracias a esas dos Leyes, existe actualmente nuestro Sistema Solar y nuestro planeta Tierra. Del Caos surgió, pues, un Cosmos; del Caos surgen todos los Cosmos. Luego de las Tinieblas, sale la Luz...P.- La raza judía, ¿de dónde proviene?R.- Es una mezcla de los Hiperbóreos con la cuarta subraza Atlante; de allí nace el Semita original. Se mezclaron los Hiperbóreos con la cuarta subraza de los Atlantes y de allí el Semita Atlante. Del Semita Atlante deviene el Semita actual.En Palestina, precisamente, no está el Semita en toda su pureza; téngase en cuente que ya está muy mezclado con alemanes. ¿Ustedes no han oído hablar, acaso, del «Robo de Sangre»? Cuando comprendieron los judíos de Palestina, de Israel, que su raza estaba degenerándose por no cruzarse, seleccionaron determinada cantidad de mujeres que viajaron a Alemania. Allí se mezclaron con varones y concibieron, y conforme iban concibiendo, iban regresando a Palestina (Cierta cantidad debidamente estudiada, para añadir cierta cantidad de sangre alemana a la semita). De manera que no está completamente pura.Donde sí está completamente pura es en Arabia, en el desierto del Sáhara. Allí, bajo tierra, hay una ciudad subterránea de Semitas puros, originales, sin mezcla ninguna, que tienen costumbres muy diferentes: visten como árabes y andan como árabes. Los árabes creen que también son árabes, pero no hay tal; son judíos y viven en el desierto como árabes, vistiendo igual, y conservan todas las tradiciones judaicas, jamás se han mezclado.

13 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Interesantísimo, Completísimo, me has sacado una sonrisa leyendo este Post. Gracias de verdad, porque todavía hay quien por ahi trata de mantenernos informados.

Saludos

11:12 AM  
Anonymous Anonymous said...

pense que era el unico loko, comprendo cada una de las tantas cosas que dices, en eso estoy investigando hace un tiempo, lo de las 7 razas humanas y la obsesion nazi por la raza aria, no descalifico ni apruebo nada, solo estoy empezando a comprender cada dia mas nuestro nivel de conciencia...

atelofobico

2:35 PM  
Anonymous Anonymous said...

Me pregunto aparte que vamos quedando más pequeño y con menos intelecto, apenas usamos el 15% de nuestra masa gris, lei que los coradi lograrán separar el alma del cuerpo y viajar y quedarse en otros planetas, que de cierto??

Que se concibe en otros planetas como especie inteligente???

5:32 PM  
Blogger Tuor said...

tengo entendido que la 5 raza no es sólo la aria, la ario-semitica fue una de las 4 familias que escaparon de la atlátida, junto a ella estaban los teutones, los mogoles, y los pielroja, que esas fueron las que poblaron el mundo actual, y pues ahí no se menciona la negra y entonces yo completo el cuadro dando origen a la raza negra y polinesía con sobrevivientes de la lemuria.

10:54 PM  
Anonymous Alvaro said...

Estimada Bon, lo que dices ya lo explicó Saint Germain (1400 DC), y lo contó Samael por relato directo de habitantes de Sirio. No es tiempo de más deslumbramientos. Hay vida en el sol pero en otras dimensiones, hoy por hoy en nuestra realidad, quema, aunque esto sea una proyección del absoluto. A los fines de lo que es hoy la humanidad nada de eso sirve, es conocimiento de la mente, no alimentes mas mentes. El cambio de raza está ocurriendo y lo que haya que hacer es en nuestro interior. Las historias nos tienen que llevar ahora a un cambio radical ...... lo que dices es parte de tu misión, lo entiendo pero tu sientes muy bien que debes adaptarla a estos tiempos no!!! Hazlo entonces, no esperes a que el Cristo se aparezca a los pies de tu cama para darte un tirón de orejas.....

11:37 AM  
Blogger ICE_QUEEN7505 said...

tu tema esta super interesantisimo me encanto yo me imaginaba siempre desde niña un mundo igual al que comentas pero siempre cuando lo comentaba a alguien algo parecido a lo tuyo me decian hey bajate de esos sueños y pon los pies en la tierra pero aun asi siempre crei que eramos desendientes de otras razas atraz.saludos hasta pronto

11:10 PM  
Anonymous Alfonso said...

Siempre he creido que no somos los unicos habitantes existentes en la historias de la humanidad.
y doy gracias que se publique esto ya que de esta manera me doy cuenta que devemos de cuidar mas a nuestro planeta que nosotros mismos somos los que dictamos el fin de nuestro mundo con nuestros actos

1:19 PM  
Anonymous Anonymous said...

look at [URL=http://jacket-dresses.net/]moncler[/URL] for more detail QQQTxUZz [URL=http://jacket-dresses.net/ ] http://jacket-dresses.net/ [/URL]

8:59 PM  
Anonymous Anonymous said...

you definitely love [URL=http://jacket-dresses.net/]moncler[/URL] suprisely XkoKyDYc [URL=http://jacket-dresses.net/ ] http://jacket-dresses.net/ [/URL]

6:44 AM  
Anonymous Anonymous said...

for zxMMUknV [URL=http://www.uggs-outlet2013.com/]uggs outlets[/URL] to get new coupon IjeYMoMP [URL=http://www.uggs-outlet2013.com/ ] http://www.uggs-outlet2013.com/ [/URL]

12:22 PM  
Anonymous Anonymous said...

top [url=http://www.001casino.com/]online casino[/url] brake the latest [url=http://www.realcazinoz.com/]free casino games[/url] unshackled no deposit hand-out at the best [url=http://www.baywatchcasino.com/]casino compensation
[/url].

6:19 PM  
Anonymous Anonymous said...

click to view [URL=http://www.guccioutlet8.yolasite.com/]gucci online[/URL] to take huge discount dTmvwdJG [URL=http://www.guccioutlet8.yolasite.com/ ] http://www.guccioutlet8.yolasite.com/ [/URL]

7:01 PM  
Anonymous Anonymous said...

[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel bags[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel bag[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel bags outlet[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel handbags[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel bags uk[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel handbags uk[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel outlet[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel outlet uk[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]chanel online[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]cheap chanel bags[/url]
[url=http://www.chanelsoutlets.co.uk]http://www.chanelsoutlets.co.uk[/url]

9:54 PM  

Post a Comment

<< Home